Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

¿Cómo tienes que ser para ser bella?

La belleza de las mujeres siempre hemos estado estranguladas por unas directrices que marcaban quien era bella y quien “necesitaba mejorar”. Las exigencias sociales siempre nos han estado marcando las necesidades de cambio, porque mujeres perfectas no existen

Hoy quiero hacer un repaso a las diferentes etapas históricas para que podáis comprobar que llevamos más 30.000 años intentando dar la talla.

Durante la prehistoria las mujeres que triunfaban eran aquellas de caderas anchas y pechos grandes. La mujer era símbolo de fertilidad y solo aquellas que podían procrear eran consideradas interesantes

En el Renacimiento gustan las mujeres con curvas pero con pecho pequeños y firmes. La piel blanca y las mejillas y labios sonrosados. Rubias de pelo largo y ojos grandes y azules (¡madre mia yo no hubiera sobrevivido en el Renacimiento!)

Y llega el barroco, y las mujeres se vuelven más gordas con apretados corsés que llevaban al desfallecimiento por falta de oxígeno. Abalorios tipo peluca que escondían su cara y maquillaje que más parecían DragQueen que mujeres.

Damos un salto y llegamos a principios del siglo XX para encontrarnos con mujeres que parecen copia de dibujos de comic. Pechos altos, caderas anchas, culete prominente y cintura de avispa. Todo muy natural ¿no?

En los años 40, las mujeres descubren la lencería y el poder del cuerpo. La mujer explosiva llega para revolucionar a la sociedad hasta que en los años 50-60 la moda transforma a la mujer con cuerpos pequeños y delgados. Las mujeres aniñan sus cuerpos hasta el punto de parecer Lolitas para gustos pedófilos. Una autentica locura que castigó a la mujer durante muchos años.

En los años 80 la cosa no mejora mucho. Los cuerpos femeninos siguen adelgazando, pero el pecho empieza a cobrar protagonismo. Y claro, estar delgadísima y con pecho no es algo natural. Y la cirugía llega a nuestras vidas para poder ir arreglando lo que la naturaleza no puede darnos.

Y cuando pensábamos que la cosa no podía ser peor para la mujer, el nuevo milenio trae debajo del brazo mujeres esqueléticas operadas hasta el infinito. Y con tanta restricción llega los trastornos alimentarios. La anorexia y la bulimia empieza a circular entre mujeres y niñas que no son capaces de alcanzar los cánones de belleza que le marcan.  Y la mujer empieza a castigarse por no ser perfecta

Y yo digo , ¡¡Basta que otros nos digan qué necesitamos para ser bellas!!

Ser y estar guapa lo marcamos nosotras mismas. La salud y la felicidad es el mejor canon de belleza. Porque si tú te encuentras bien nadie podrá llegar a marcarte objetivos estéticos

Las mujeres llevamos demasiados años marcadas por ideales imposibles. Las mujeres llevamos demasiados años castigándonos para alcanzar un cuerpo que otros dicen que es perfecto.

Hoy ha llegado el día de sentirse bella. Porque lo eres. Así, como eres. Con curvas o no. Con arrugas o no. Con pecho o no. Con culo o no.

Eres única.

No seamos copias y hagamos que cada mujer, de forma independiente, sea bella ¿Te apuntas?

Share This